Seis generaciones, un mismo legado

Desde su fundación en 1824, la familia Ossa ha estado siempre a cargo de continuar el legado de los fundadores hoy sexta generación encabezada por Ismael Ossa, con la responsabilidad de consolidar a Viña La Rosa como productor de vinos finos de clase mundial.

Para ello la viña cuenta con 680 hectáreas de viñedos propios plantados en la zona de Peumo, Valle del Cachapoal, manejados observando prácticas sustentables en harmonía con la naturaleza y con absoluto respeto a la gente que las cuida hasta su embotellado en origen.